abril 12, 2011

Nutrición para un Cuerpo Saludable

¿Cómo resolver problemas crónicos?
¿Por qué se degrada nuestra calidad de vida? ¿Por qué nos resignamos a la mediocridad, conviviendo con enfermedades crónicas y degenerativas? ¿Por qué esperamos un diagnóstico grave, para recién entonces comenzar a modificar los hábitos nocivos?
La calidad de vida depende únicamente de nosotros y podemos mejorarla a través de cosas sencillas que podemos incorporar en nuestra rutina diaria, beneficiando a todo el entorno familiar.

¿Por qué nos ocurren estas cosas?
¥ Vivimos menos y peor
¥ Envejecemos más rápido
¥ Los niños tienen problemas de viejos
¥ Nos falta energía
¥ No manejamos el estrés
¥ Nos resignamos a la mediocridad
¥ Convivimos con enfermedades crónicas
¥ Aumentan las afecciones degenerativas
¥ La ancianidad no se vive con dignidad; se padece

¿Puede ser culpa de virus, genética o estrés? Los virus y los genes requieren las necesarias e imprescindibles condiciones para expresarse. Si no le brindamos un "terreno" acorde, no pueden manifestarse. Por su parte, el estrés es una consecuencia y no la causa del problema.

¿Que hay detrás de una persona estresada?
Desorden nutricional: excesos y carencias, síntesis hormonal desequilibrada, acidosis orgánica; falta de alcalinidad, mal función intestinal y sobre todo, colapso hepático
La causa profunda: el ensuciamiento corporal
Los modernos problemas de salud no son más que distintas manifestaciones del ensuciamiento corporal, problema generado en las últimas décadas a causa de nuestra antinatural alimentación artificializada y la total ausencia de trabajo depurativo de mantenimiento.

El problema comienza cuando los alimentos que ingerimos no están adaptados a nuestra fisiología. Entonces la digestión de la comida es insuficiente, la flora se desequilibra, la mucosa intestinal permeable.

¿Cómo empezar?
Frente a esta problemática que, en mayor o menor medida, nos afecta a todos, es importante tener en claro la necesidad de trabajar en dos frentes al mismo tiempo: limpiar y no ensuciar. Es primordial comenzar con un necesario y profundo trabajo depurativo, utilizando variados instrumentos complementarios. Por tanto, vemos que básicamente debemos trabajar en cinco carriles simultáneos:
¥ Limpiezas orgánicas: intestino y luego hígado
¥ Desparasitado: tinturas amargas en dos tomas diarias
¥ Tónico Herbario: depurativo de toma nocturna
¥ Ayuno semanal frutal: un día a la semana con frutas
¥ Cambios nutricionales: privilegiar frutas/verduras/semillas (máximo posible crudo).


Fuente: Téc. Néstor Palmettihttp://www.nutriciondepurativa.com.ar/