enero 09, 2011

Feng Shui


Según los antiguos chinos, la posición y orientación en el espacio son de máxima importancia: la ubicación de nuestra casa, lugar de trabajo y los objetos y posesiones con que nos rodeamos, pueden afectar nuestra actitud y nuestra psique.

La mitología china, nos enseña que esas influencias conforman el comportamiento y la perspectiva de una persona hacia lo positivo o lo negativo, lo favorable y lo desfavorable... lo armonioso y lo perjudicial.

Este antiguo conocimiento, del Feng Shui, nos capacita para buscar la paz y para concretar un crecimiento personal a través de nuestra relación con los objetos ( posesiones) que nos rodean, situándonos de modo que nosotros , el entorno ( la tierra) y el espíritu ( cielo) formen una alianza armoniosa para el progreso y la prosperidad.

El vocablo chino feng significa viento, y shui agua; la frase viento y agua simboliza “ el viento ascendiendo a la cima de una montañas” y “ el agua subiendo hasta su cumbre”, vocablos que unidos orientan las actitudes y los actos de una persona hacia el éxito.

Los orígenes del feng shui, se encuentran en la astronomía antigua, el conocimiento geográfico, la sabiduría popular china, la cosmología y la filosofía daotístas y el sistema de adivinación del Yijing (mas conocido en occidente como I Ching.

El objetivo del feng shui, es entonces la unificación del cielo, la tierra, el hombre y la materia mediante una fuerza suprema conocida como Esencia Suprema (taiji.

Los chinos antiguos, sostenían que cuando se establecía esa unidad, el Qi o fuerza vital, entraba y salía con suavidad de todas las cosas ( vivas y no vivas) dando resultado a acontecimientos buenos y positivos; mientras que el bloqueo del Qi, producía lo opuesto: mal y desgracia.

El Qi, carece de dimensión o forma, pero es a través de él que se manifiestan todas las cosas del universo, tanto lo real o visible como lo irreal o invisible. La decadencia física es la disipación del Qi y la muerte física su ausencia. Es un gran concepto abstracto de la unidad y la armonía de todas las cosas.

Es por eso que siempre los chinos han pensado, que las personas deben proteger y nutrir el Qi para garantizar su continuo crecimiento y fluidez. Es el daoísmo que enseña que alimentar el Qi interiormente puede complementar la salud y la longevidad. De manera similar, la protección del Qi de nuestra casa conducirá a la paz y armonía.

El conocimiento de este arte, se transmite de una generación a otra, ya sea mediante la relación maestro – discípulo o bien a través de linajes familiares. El feng shui, es tomado como un asunto serio y el maestro sabe que deberá seleccionar muy bien a sus discípulos.

En la actualidad luego de absorciones y asimilaciones entre escuelas, las reconocidas en China para su enseñanza, son:
1. Método de las Nueve estrellas, Ocho entradas y la combinación de los Bagua.
2. Entradas Sorpresa y Jai de Escape.
3. Cinco elementos ortodoxos.
4. Montaña Doble, tres armonías y cinco elementos.
5. Bagua y Cinco elementos.
6. Vacío profundo y Cinco elementos.
7. Cinco elementos Hongfen.

Sin lugar a dudas, que en la variedad de escuelas comprendemos, el porque de la diversidad de abordaje ante la presencia de un Consultor de Feng Shui, en nuestra casa o lugar de trabajo.

Fuente:
Feng Shui, Kwan Lau
ED. Salvat 2008, Barcelona