Actividades en Córdoba Holística

noviembre 09, 2010

¿Qué es el Aura?

Muchas personas han descrito el aura como un fluido sutil y complejo, un grupo de bandas circulares o capas en colores que permanece en suspensión bordeando los cuerpos vivos. Dichas bandas o capas pueden alcanzar hasta un metro de longitud y luego se desvanecen.

Se dice que uno de los primeros hombres que habló sobre este fenómeno fue Paracelso, en el siglo XVI, lo comparó con una bola de fuego. En el siglo XVIII, el místico Emanuel Swedenborg lo describió como una "esfera espiritual". Los ocultistas y místicos, hace milenios, definieron el aura como el CUERPO ETÉRICO. Diferentes culturas han documentado el fenómeno del aura desde épocas muy remotas. La mayor información se encuentra en el mundo oriental.

Los científicos, por su parte, definen este fenómeno como un campo energético, que se percibe alrededor de los cuerpos vivos en forma de óvalos de diferentes colores y múltiples matices. En efecto, después de muchos años de investigación, se ha llegado a la conclusión que el aura es un campo de energía electromagnética de densidad variable. Se percibe como emanaciones luminosas, que se desprenden de los cuerpos de los seres vivos, y que son consecuencia de sus procesos fisiológicos.

Walter J Kilner en Inglaterra y el matrimonio Kirlian en Rusia, fueron los pioneros en investigar de manera científica el aura. Poco antes de la primera Guerra Mundial, el doctor Dr. Walter J. Kilner , en sus experimentos sobre el aura descubrió que la misma era visible bajo la luz ultravioleta. Describió el fenómeno como una nube sutil que rodeaba el cuerpo en su totalidad, la cual poseía capas de colores perfectamente distinguibles entre sí.

El ingeniero Simeón Davidovich Kirlian, y su esposa Valentina, investigaron de manera exhaustiva la fenomenología del aura. No cabe dudas que son los que más han aportado al tema. Kirlian fue invitado a la demostración de una máquina que efectuaba electrocardiogramas y en el curso de la demostración notó que entre el electrodo cubierto con el cristal y la piel del paciente había una cierta luminiscencia, debido a la electricidad que fluía entre la piel y el instrumento. A partir de ese momento, se propuso plasmar esa luminiscencia en papel fotográfico. Sin quizá darse cuenta, que este intento fue el comienzo de una serie de experimentos que culminaron con lo que actualmente conocemos como cámara Kirlian.

Los doctores Harold S. Burr y Leonard Ravitss, de la Universidad de Yale, en 1948, definieron el aura como "CAMPO DE VIDA". Con el resultado de sus experimentos demostraron que esa fuerza, unificada y organizada, forma la envoltura energética de todo ser viviente. Los investigadores soviéticos contemporáneos le llaman al aura "CUERPO BIOPLASMÁTICO".

Cuarenta años de trabajo académico llevan a los científicos a las siguientes conclusiones:

• Los niveles cerebrales de psicopulso se evidencian en la Kirliangrafía.
• La temperatura de la piel, la respuesta galvánica y la capilaridad, no afectan al fenómeno Kirlian.
• En general, cada persona tiene una corona energética característica.
• Las tormentas eléctricas y las manchas solares afectan inmediatamente la corona energética (AURA), demostrando en la práctica la unidad del Cosmos o Principio de Sincronicidad enunciado por Carl G. Jung.
• La música, las enfermedades, las emociones, las prácticas meditativas, el pranayama y los fenómenos parapsicológicos producen cambios apreciables en el cuerpo bioplásmico del ser humano.

Los expertos afirman que cada color del aura representa un estado de ánimo diferente en la persona. El aura cambia de coloración de acuerdo al estado emocional de un individuo. Cada estímulo la hace variar. Cuando la coloración del aura de una persona es permanente podemos decir que el individuo posee un elevado desarrollo espiritual, ha alcanzado niveles superiores de conciencia.
  • ROJO: excitación, calor, fuerza, pasión, deseo, estrés, nerviosismo, disgusto, rabia u otras emociones violentas.
  • ANARANJADO: concentración mental, anhelo vehemente, bochorno.
  • AMARILLO: excesiva actividad mental, desgaste intelectual o timidez.
  • VERDE: relajación, calma, felicidad, restauración o sanación.
  • AZUL: soledad, depresión, mal humor, silencio, insomnio, excesiva devoción.
  • ÍNDIGO y VIOLETA: insatisfacción, inquietud, desatino, equivocación, improvisación.
  • NEGRO: desorientación, indecisión, miedo o desequilibrio.
  • ROSADO: amor desmesurado, simplicidad excesiva, capricho muy temible que infunde asombro o emoción desproporcionada.
  • BLANCO: anonimato, dispersión, frialdad y frío.
  • MARRÓN: aburrimiento, codicia o ambición, inestabilidad.
  • PLATEADO: pre o pos embarazo o sencillamente necesidad de crear.
  • DURAZNO indica estado de apatía, desgano, desinterés por las cosas o abandono.